Diario de un entrenamiento [1]

29 09 2010

Hoy, podemos decir, que he decidido empezar a publicar de nuevo, y espero que esta vez sea con más asiduidad. Ahora, intentaré día a día no ir contando lo que pasa dentro del equipo que este año dirijo, sino ir escribiendo sobre el baloncesto que ocurre en el día a día en esa pista en la que se entrena o se juega, según el día; el objetivo es hablar de baloncesto aprovechando lo que ocurra dentro de esos entrenos.

Por eso hoy puedo empezar diciendo, que esta es ya la primera semana de temporada, después de esas cuatro semanas que hemos vivido de mucho físico y mucha pista, en la que el objetivo prioritario además de no morirnos en la pista, era la de empezar a sentar las bases de lo que un día conseguiremos que sea nuestra forma de juego.

Personalmente, creo que la pretemporada es una parte muy importante para todo equipo, además de ser un periodo complicado a su vez, ya que de él en gran medida depende lo que luego consigamos o no consigamos hacer. Es el tiempo de dar mucha importancia a cada aspecto, porque no creo que sea un periodo en el que sólo haya que realizar un trabajo físico, sino que el trabajo técnico-táctico es también de gran importancia para que nuestro equipo comience con buen pie.

El trabajo fisico es importante porque con ello conseguimos una base física en nuestro equipo que nos permita seguir una línea ascendente de trabajo, además nos ayuda en la prevención de lesiones. Este trabajo es más importante en la pretemporada ya que necesitamos preparar el cuerpo de nuestros jugadores para lo que resta de temporada, siendo durante esta un trabajo de menos importancia ya que sólo necesitamos (siempre según nuestra planificación) ir manteniendo ese estado de forma o ir consiguiendo un estado de forma óptimo para un determinado momento de la temporada.

Sin embargo, el trabajo técnico-táctico es de gran importancia durante toda la temporada, y también durante la pretemporada ya que es el inicio de nuestro juego, es el momento en el que tenemos que conseguir dar las primeras normas o directrices que luego nos ayuden a seguir formando o construyendo nuestro juego tanto de ataque como de defensa, y siempre sin dejar atrás, el trabajo de la técnica individual que en todo momento nos va a ayudar a trabajar de una manera más sencilla o rápida, ya que si nuestro jugadores realizan de forma correcta una serie de recursos, será más fácil introducirlos en el juego que si nuestros jugadores no los dominan.

Anuncios