Aprovechando 4 décimas …

15 03 2010

Fue una semana con dos claros objetivos: intensidad defensiva y sobre todo comunicación en defensa, hablar un poco menos que antes de los entrenos cuando estamos sentadas en la grada.

Al final, como en todas las semanas llega el domingo, y sobre todo, llega el partido, sitio en el que se debe de demostrar el trabajo de la semana o en el que te debes dar cuenta de cuáles son tus virtudes y tus defectos.

Ayer tuvimos un partido que podríamos definirlo como fácil, pero … siempre teniendo en cuenta que este tipo de partidos muchas veces son más complicados, debido a lo difícil de competir al mismo nivel cuando tras el primer cuarto ya acumulas una buena diferencia en el marcador como ayer (26-3).

También son partidos para probar, para dar minutos, para seguir trabajando en la misma línea de los entrenamientos, …. pero sobre todo … son buenos momentos para recuperar lo perdido en las últimas semanas.

Son momentos ideales para volver a sentirse bien en la pista, ya que a veces, las temporadas se hacen largas y uno se encuentra con baches en el camino, pero además son momentos ideales para disfrutar del deporte y coger fuerza para seguir trabajando con ilusión en los entrenos y seguir con la buena línea de trabajo.

Pero … del partido hay que destacar lo fuerte que es la mente y la situación para hacer determinadas cosas. Era el minuto 7 del último cuarto cuando anotamos el punto 98, y hasta ahí todo era normal, pero esa barrera psicológica de los 100 y la costumbre de celebrarlo con pasteles, provoca un cambio radical en jugadoras y espectadores.

A partir de ese minuto, el banquillo esperaba ansioso cada tiro o entrada a canasta, los padres sólo estaban preocupados porque su hija no fuera la afortunada de meter la siguiente canasta, y a las jugadoras de la pista, toda la situación exterior y su propia ansiedad podía con ellas, y las acciones no eran correctas, en los tiros se encogía la muñeca, ….

Fue tal el caos que les comenté a mis delegadas (que estaban peor que las jugadoras casi): “no vamos a llegar a los 100”.

Pero algo ocurrió, últimos segundos del partido … y el equipo contrario evitó un pase nuestro y mandó el balón fuera por línea de fondo; en el marcador ¡¡¡4 décimas de segundo!!!, el partido ya estaba decidido pero había que jugar esas décimas. En esa situación los padres ya dieron el partido por acabado, el banquillo se relajó y las jugadoras de pista esperaban a poner el balón en juego y saludar al contrario, no sin antes hacer algo con el balón en cuanto alguien lo recibiera.

Y así fue, saque de fondo y la jugadora que recibe tira según le viene, como si el balón quemara y …. ¡¡¡canasta!!!, está visto que sin presión y sin ansiedad se pueden conseguir cosas que uno muy pocas veces piensa; 3 minutos sin anotar ningún punto, hay que ver el poder de la mente ….