¿Contraataque de 11?

23 07 2010

Todos cuando jugamos esperamos que nuestro entrenador diga cuándo empieza a explicar un ejercicio … “hacemos contraataque de 11”, y unos preguntarán: “¿cuál era ese?”, es el típico ejercicio que siempre gusta, e incluso es el típico ejercicio que utilizamos los entenadores cuando tenemos 11 y no sabemos que hacer.

Pero … ¿sirve para algo el contraataque de 11?

Yo, después de haberlo utilizado alguna que otra vez, porque siempre te encuentras con que no tienes 11 para entrenar, … he llegado a la conclusión de que no creo en este ejercicio.

¿Para qué sirve?, ¿es real?, ¿nos sirve para conseguir alcanzar algún objetivo?, ¿hay alguna alternativa que sea más efectiva?, …

Servir, sirve, pero creo que no es real; no es real porque … ¿después de atacar se defiende?, no después de atacar se descansa, y como todos sabemos en un partido no pasa.

Se consigue algún objetivo, si, por supuesto, se trabaja la superioridad ofensiva y la inferioridad defensiva, pero no en una situación real, porque quien ataca no defiende y sólo quien coge el rebote pasa a atacar mientras que el resto, es decir los otros 4 jugadores que estaban trabajando pasan a atacar; ¿siempre que jugamos un partido, hay dos jugadores en la zona preparados para defender?, … , y así podríamos decir multitud de “defectos” de este ejercicio.

Y … ¿qué ejercicio podemos utilizar para trabajar la superioridad ofensiva e inferioridad defensiva?

Aquí planteamos una alternativa:

1-En este ejercicio trabajamos los dos objetivos prioritarios pero también trabajamos la comunicación defensiva y el paso de inferioridad defensiva a una situación de igualdad.

2-La formación inicial sería:

Se comienza con una disposición de 3×3, situándose el resto de jugadores en los laterales a la altura del centro de campo y fuera de este. Además, colocamos 2 conos en el medio campo cercanos al círculo central.

3-Tras jugarse el 3×3, los defensores pasan a atacar y de los atacantes, el que finaliza o pierde el balón y el que da el último pase bajan a defender.

 

4-Así creamos una situación de 3×2 (superioridad ofensiva e inferioridad defensiva) y cuando el balón pasa de la línea del medio campo, el primer jugador situado en una de las filas laterales previamente destinada a esa parte de la pista sale a defender rodeando el cono (comunicación).

 

5-Llegamos a otra situación similar de 3×3, que tras jugarse, se producirá otra situación similar en el otro lado del campo, saliendo a defender los jugadores situados en la fila contraria a la anterior (cada fila lateral se destina a salir a uno de los campos, y el jugador que atacaba que no baja a defender rota a una de las filas laterales).

Anuncios