Diario de un entrenamiento [VI]

1 11 2010

 ¿Nos entienden nuestro jugadores cuando les hablamos?

Esta es una de las preguntas que últimamente frecuentan mi cabeza.

Cuando explicamos un ejercicio y tras las preguntas de rigor: “¿todo claro?, ¿alguna duda?”, en las que no encuentras respuesta ….. el ejercicio comienza y …. ¡vaya! alguien no hace lo que debería de hacer, o la totalidad del equipo no es capaz de realizar el ejercicio de una manera correcta.

Después de que ocurra esto te puedes hacer por lo menos … tres preguntas:

1.- ¿Están en su parra? pregunta que seguramente es la excusa más fácil para argumentar que el ejercicio no se ha hecho bien, y que en algún momento determinado pueda ser cierta, pero que no es válida día tras día, ya que si así fuera, deberíamos preguntarnos las dos opciones siguientes

2-¿Me he explicao bien? Muchas veces debemos tener en cuenta que a lo mejor nuestros jugadores no se enteran con las explicaciones de los entrenadores, que a lo mejor se habla muy rápido o con un vocabulario que no es el adecuado para esa edad que tienen los jugadores a los que entrenas, o simplemente deberías de utilizar otros recursos como explicarlo con un ejemplo o utilizar otras tácticas para, en primer lugar, centrar la atención de los jugadores, para después conseguir que entiendan los ejercicios

3-Y por último, deberíamos preguntarnos siempre antes de realizar un ejercicio, durante este o después de haberlo hecho la siguiente pregunta: ¿es adecuado este ejercicio para mis jugadores?, hay muchas maneras de trabajar un mismo fundamento pero …. ¿son todas adecuadas para mis jugadores?

Sinceramente creo que deberíamos preguntarnos estas cosas muchas más veces de las que lo hacemos!